¿Qué es el Cash mob? Hablamos de la compra comprometida con el pequeño comercio

Todos hemos oído hablar de los “Fash mob” o, más bien, todos hemos visto el típico vídeo viral de la increíble pedida de mano con todo el mundo bailando de repente. Pues bien, a no ser que quieras dedicarte al baile, creo que el concepto de “Cash mob” te va a interesar más.

cash-mob

El “Cash mob” consiste en reunir a un grupo de gente, solo que no para bailar, sino para ir a un pequeño comercio y realizar una compra. Es una iniciativa nacida en Estado Unidos que pretende dinamizar el comercio local y dar apoyo al pequeño vendedor para que pueda seguir siendo competitivo.

Así, se organizan “quedadas Cash mob” con la finalidad de fortalecer estos negocios, con un claro fondo solidario y reivindicativo. Es un movimiento muy asentado en Estados Unidos que está cobrando fuerza en Europa. Aunque parezca todo muy casual, tiene sus reglas.

Reglas para participantes

  1. Realizar una compra con un importe máximo de 20€ en el pequeño comercio elegido.
  2. Relacionarse con otros asistentes
  3. Disfrutar de la experiencia.

 

Reglas para negocios

  1. La fecha de la quedada tiene que ser anunciada con una semana de antelación en redes sociales.
  2. El propietario debe contar con permiso para realizar el evento en su establecimiento.
  3. La cantidad gastada no debe superar los 20€.
  4. El negocio debe de tener productos para hombre y mujer con un coste menor a 20€.
  5. El dueño del pequeño comercio debe intentar devolver de manera colaborativa el apoyo recibido e intentar acudir al siguiente evento de este tipo.
  6. Se deben publicar fotos de la quedada en blogs o redes sociales.
  7. Debe de haber transporte público o aparcamiento disponible para acudir a la quedada.
  8. Una vez acabado el evento, los participantes se deberán reunir de forma voluntaria para tomar algo y compartir opiniones sobre la quedada.
  9. Los organizadores no pueden obtener beneficio económico por organizar la quedada.

 

Compra responsable y con valores

Esta práctica no deja de ser un recordatorio de los valores que deberían guiar nuestro consumo, de que deberíamos preguntarnos ¿qué compramos?, ¿dónde lo compramos? ¿a quién le compramos? y ¿por qué lo hacemos? Así que no nos olvidemos de apoyar al pequeño comercio. De apoyar al comerciante de a pie. Hagamos una compra responsable y con valores.

trabajo-en-equipo

Carolina Feijoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*