Estética de tu comercio: cómo mejorarla

Cuando estamos lejos de casa, muchos de nosotros echamos de menos ciertos lugares de nuestra infancia, hay aromas que nos transportan a ese lugar lugar exacto. Tu local puede convertirse en el nexo entre tu cliente y esas sensaciones…¡así que ponte manos a la obra! Uno de los puntos clave para conseguir estas sensaciones en tu cliente y conseguir que tu tienda sea un lugar en el que quieras pasar horas y horas, depende en gran parte de la decoración. ¡Saca el interiorista que tienes dentro! Nosotros, ponemos de nuestra parte y te ofrecemos unos cuantos consejos que pueden ayudarte a hacer que tu tienda sea ese lugar del que tus clientes no quieran marchar. Está claro que cada tienda o negocio tiene que encontrar su propio estilo decorativo adaptado a los productos que vende, pero hay ciertos consejos que son universales.

¿Cómo mejorar la estética de tu comercio y atraer más clientes?

Empezamos desde fuera. ¿Qué es lo primero que vemos de tu comercio al pasar por la calle?

El escaparate

estética comercio

Pasamos delante de un escaparate en unos pocos segundos, dependiendo de la prisa que tengamos se puede alargar más o menos. Llama la atención de los transeúntes para que se paren en tu escaparate. Te preguntarás ¿cómo lo hago? Existen diversas formas para hacerlo y seguro que a ti se te ocurren más. A nosotros se nos viene a la mente colocar unos maceteros grandes con flores, una alfombra, una fragancia que llame la atención o música.

El escaparate tiene que invitar a entrar en nuestra tienda, el escaparate debe transmitir la personalidad de tu negocio. Debe estar correctamente distribuido e iluminado tanto de día como de noche. Los artículos que están en el escaparate tienen que cumplir tres cualidades, ser atractivos a la vista, actuales y tener un buen precio.

Seguro que de lo que vamos a contar no te has dado cuenta, o igual sí, pero por si acaso te lo comentamos.

El interior

interior pequeño comercio

La pintura del interior puede ser una de forma económica y eficaz de diferenciar tu tienda, elegir un buen color puede llamar la atención de tus clientes e ¡incluso puedes conseguir que tu tienda parezca más grande! Pero no solo pienses en pintura, también piensa en los papeles pintados.

Cuida la distribución de tus productos en el interior. A veces menos es más y genera sensación de desorden. Planteateate exhibir los productos en forma vertical en varios niveles para maximizar el espacio. Puedes conseguir esto con estantes con varias divisiones ¡pero hay vida más allá de ellos! Usando cortinas y elementos colgantes desde el techo hasta el suelo puedes conseguir una sensación de mayor altura a tu tienda.

La iluminación

La luz es algo que afecta de forma considerable en las ventas. No nos vamos a poner técnicos hablando de marketing lumínico, así que vamos al grano. Cuida la iluminación interior y exterior de tu comercio. ¿Por qué? Esto ayuda a destacar los productos y a los visitantes de tu tienda. En el exterior, mantén el escaparate más iluminado que el interior para eliminar los reflejos en el cristal. De noche te ayudará a atraer las miradas de los más nocturnos.

En el interior decántate por una única temperatura de luz, una combinación de distintas luces puede llegar a crear un ambiente un tanto turbio y perturbador.

Regla de oro, adapta la temperatura de color de la  luz según tu tipo de negocio porque cada uno tiene unas necesidades distintas. Por ejemplo,  una tienda de ropa debería tener una luz lo más natural posible para evitar que haya sombras en las prendas o si tienes una peluquería ¡tienes que cuidar más que nadie las luces! Imagínate que pasaría si hay una diferencia abismal entre el color que le has puesto a tu clienta dentro de tu local y en el exterior.

¿Se te ocurre algo más? ¡Coméntanos que has hecho para mejorar la estética de tu comercio!

 

Laura Bastón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*