La cafetería autoservicio, un nuevo modelo de negocio.

Con la llegada del verano, una de las aficiones más populares entre muchos de nosotros es sentarnos en una terraza mientras disfrutamos de una bebida bien fresquita. Tenemos muy interiorizada la acción de sentarnos y que un amable camarero venga a atendernos. Una vez sentados ¡menuda pereza levantarse de la silla! Los tiempos cambian, y los modelos de negocio también. Por eso hoy vamos a hablaros de The Vault, una cafetería con un modelo de negocio un tanto peculiar porque ¡ es una cafetería autoservicio ! Igual no te parece tan novedoso, pero aún nos guardamos un as en la manga sobre esta empresa. Y si quieres descubrirlo ¡tendrás que seguir leyendo!

The Vault está situada en Valley City, para los más despistados, Estados Unidos. Ya os contamos que es una cafetería autoservicio, pero es una de lo más especial.Un lugar acogedor donde poder tomar algo en un ambientado  con dos pianos y bonitos cuadros en sus paredes (¡puedes hacerte con ellos por un módico precio!)mientras lees un libro (si te gusta puedes comprarlo por un dólar y si te enamoras del libro, cinco dólares).Y si te gustan las películas ¡los sábados son tu día!.  Ahora llega la chicha, ¡no tienen empleados! Los clientes se sirven lo que quieren y pagan al momento. ¿Y cómo saben que tienen que pagar? Tanto la comida como la bebida tienen un precio marcado. Una vez servidos, pagan por lo que han consumido. En el local ponen a disposición de los clientes distintos medios de pago,  desde un lector de tarjetas de crédito y un cajón para dinero efectivo y cheques. Es lo que David y Kimberly Brekke , sus propietarios, denominan sistema de honor.

Diferentes formas de pago en la cafetería autoservicio The Vault

Diferentes formas de pago en la cafetería autoservicio The Vault. Fuente: www.thevaultvalleycity.com

Ahora te estarás preguntando ¿pierden dinero o sufren robos? La respuesta es no para ambos. El matrimonio asegura que en los siete primeros meses hicieron un promedio del 15% más de recaudación. El local está dotado de cámaras para ahuyentar a los posibles ladrones y proporcionar una sensación de seguiridad a sus clientes. Pero la clave más importante es la honestidad de la gente de esta ciudad, sin ella esto no sería posible.

¿Crees que funcionaría una cafetería autoservicio con este sistema de honestidad en cualquier lugar?Pues depende. Y como dice la famosa canción de Jarabe de Palo ¿de qué depende? Depende del lugar, es posible que en ciudades conflictivas con un número elevado de robos y hurtos un negocio como este sea un blanco fácil y no llegue a ser un negocio rentable.
Pero lo más importante ¿serías cliente de una cafetería así?

Laura Bastón

2 Comments

  1. Aquí en España… no lo creo.
    Pero ese formato ya lo he visto en ciudades Europeas: München, Helsinki y Copenhague. Y es sorprendente lo honestos que son. Aquí se llevarían hasta las cucharillas de plástico. Creo que es más una cuestión de actitud y responsabilidad social, y este país necesita algunas generaciones para llegar a ese punto. Creo. 🙂

    • ¡Muchas gracias por tu comentario Anxo! No sabíamos que no hacía falta ir al otro lado del charcho para encontrar este modelo de negocio, tomamos nota 🙂
      Como bien dices para que funcione este tipo de negocio es muy importante la honestidad de los clientes. Aquí podría funcionar, siempre que la gente llegue a tener conciencia del valor de las cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*