Pago con selfie ¿realidad o ficción?

Cada vez son más los selfies plagan nuestras redes sociales. Todos tenemos algún amigo, ya bien sea en Facebook o Instagram, que nos mina nuestro timeline con sus mejores poses y su mejor cara. Quizá sea una forma de aumentar el amor propio a base de likes y mejorar su autoestima.¿Pero hasta dónde llegará esta fiebre? ¿Dejaremos de ver familias con palos selfies delante de los monumentos?

Pero la fiebre de los selfies no está solo en nuestras redes sociales, llega incluso hasta los medios de pago. Aunque os pueda parecer una broma, MasterCard está trabajando en una nueva forma para autorizar las compras mediante reconocimiento facial con un selfie. ¿Los motivos? Las passwords son fáciles de olvidar pero nuestra cara es algo que no cambia de un día para otro, y no podemos dejarla atrás. Los datos hablan por sí solos, según una encuesta realizada por Mastercard con una muestra de más de 10.000 personas el 53% de los compradores olvida las contraseñas más importantes y pueden llegar a perder una media de 10 minutos en volver a reestablecerlas.

Los programas biométricos avanzan a pasos agigantados y este ha sido el detonante que ha hecho que Mastercard se lance a la piscina. Durante estos meses 500 usuarios serán los afortunados en probar el piloto de la app que están desarrollando y que cuenta con el respaldo de empresas como Google,Apple, Samsung, Blackberry y Microsoft.

¿Cómo funciona el pago con selfie?

Como cae de cajón, deberás tener en tu posesión la app. Dependiendo de si realizas el pago en un establecimiento o lo efectúas online deberás o bien introducir tu tarjeta en el datáfono, o introducir los datos de tu tarjeta en la web. A continuación, la aplicación se abrirá y nos pedirá la confirmación del precio total de la compra.  La app nos dará la opción de pagar a través de nuestra huella dactilar o mediante reconocimiento facial. Tras la selección mediante reconocimiento facial, la cámara delantera de tu móvil se activará . Ahora tan solo tendrás que ponerla a la altura de tu cara y pestañear cuando lo requiera. Y si te preguntas el porqué de este pestañeo, es por tu seguridad, así se aseguran que nadie utiliza una foto tuya. La seguridad ante todo. Una vez se hayan cerciorado de que somos nosotros y no otra persona, el pago estará aceptado.  

Los amantes del selfie están de suerte, podrán seguir fotografíandose y usar su cara como verificación en vez de introducir el PIN.

¿Qué ventajas supondrá esta aplicación para pago con selfie?

Según las palabras del Jefe de Seguridad y Protección de MasterCard asegura que esta aplicación podrá evitar fraudes, suplantaciones de identidad, robos de tarjetas de crédito y en el caso de las compras online, reducirá el riesgo de robo virtual al no tener que introducir el PIN de nuestra tarjeta.

Pero¿Qué pasa con mi privacidad?

Para los que se preocupan por la privacidad de sus datos y a dónde irán a parar esos supuestos selfies, estad tranquilos. Mastercard asegura que no almacena las imágenes sino que su objetivo es “mapear” nuestro rostro para generar un algoritmo.

Lo que puede estar por llegar en medios de pago…

Además del reconocimiento facial y dactilar, Mastercard planea seguir invirtiendo con dos programas para el reconocimiento de voz y con los latidos del corazón.

¿Qué opináis sobre los pagos con selfie?¿Llegarán el reconocimiento facial y los selfies a conquistar los medios de pago?

Laura Bastón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*