Precio del producto. Factores que influyen en su decisión

Llegar a conseguir el precio del producto perfecto puede convertirse en un tormento. Si tu precio es demasiado alto es posible que obtengas mayores beneficios pero también puedes conseguir no vender ningún producto. Y si te pasas de generoso con un precio por debajo de los costes del producto, estarás perdiendo dinero, y eso es algo que no te puedes permitir ¡seas un pequeño comercio o seas El Corte Inglés!

No existe una biblia sagrada que haga que consigas el precio perfecto para tu producto, pero si podemos darte algunos elementos que puedes tener en cuenta para acercarte más a él. Si llevas tiempo en tu negocio seguro que no te contamos nada nuevo. De este tema se puede hablar largo y tendido, existen diferentes técnicas para fijar el precio de tu producto como la fijación de precios basada en la teoría económica, en competencia de precios de penetración… Pero ya sabes que a nosotros no nos gusta ponernos excesivamente técnicos.Ahora vamos al grano y te contamos algunos factores que influyen en la decisión del precio del producto.

Tus clientes

Lo más importante de cualquier negocio son los clientes, porque sin ellos tu negocio no tendría razón de existir. ¡Son muy importantes! Conoce muy bien a quién te quieres dirigir, sus gustos, sus necesidades, su capacidad económica.

Los precios de tu competencia

Puede ayudarte saber lo que hace tu competencia, para inspirarte en las cosas que hacen bien y las que no debes hacer. Conocer a qué te enfrentas es muy importante. Intenta responderte algunas preguntas como quién provee una alternativa a tus productos, si el tuyo es mejor o peor… Si sabes que tu producto es mejor, haciendo un ejercicio de humildad y no creyendo que por ser tuyo es mejor, pon un precio por un poco por encima de la competencia. ¡Ojo!Si pones un precio muy superior al de la competencia, corres el riesgo de perder clientes porque pueden no estar dispuestos a pagar más.

Los costes totales de tu producto

¡Atención! Regla de oro,nunca pongas un precio por debajo de tus costes de producción, estarás perdiendo dinero. Sabemos que es algo básico y que lo sabes de sobra, pero te lo recordamos por si acaso. Haz una suma de todos los costes que tienes, fijos o variables, directos o indirectos o como tú los llames.

La demanda

El comprador quiere precios bajos y su demanda será mayor cuanto más bajo sea el precio.

El margen de beneficio deseado

Fija el porcentaje de beneficios que deseas obtener con la venta de cada producto. Puedes fijar cualquier porcentaje pero mantén los pies en la tierra, querer conseguir un margen de beneficio muy alto supone un precio superior en tus productos y tus clientes pueden no estar dispuestos a pagar por ello.
precio del producto¡Ahora ya lo sabes todo! Así que ponte manos a la obra, prueba y vuelve a probar hasta encontrar el precio adecuado a cada uno de tus productos.

Laura Bastón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*